Visita nuestra tienda y conozca el universo de Joselito
Logo Joselito
Imagen del post

Vitamina D ¿Por qué es tan importante?

Guillermo
14 febrero, 2022
Hace 7 meses. Actualizado 05 Abril 2022, 16:42
0 comentarios
Salud Vitamina D ¿Por qué es tan importante?

Vitamina D, ¿qué, cómo, cuándo, dónde, por qué?


Hoy nos vestimos con la bata de profesores y nos ponemos serios. Ya sabéis que cuando pasa esto es porque vamos a hablar de temas serios. Bueno, más que serios los denominaría más “técnicos”, o más científicos. Está claro que es mucho más ameno hablar del día del bocadillo o del día de la croqueta, pero no podemos estar dale que te pego todo el día, que al final en vez de hablar de nutrición desde un punto más ameno, parece la Guía Repsol.

Ahora mismo con lo de la bata me imagino como un científico loco con los pelos despeinados. Bueno, en lo de los pelos no voy muy desencaminado. Os voy a confesar algo (y no quiero ninguna risa), soy de los que se peina con gorra. Sí, sí, con gorra. Me peino y me coloco una gorra. En fin, hablemos de la vitamina D.

La vitamina D es una vitamina liposoluble. Es producida en la piel de los seres humanos, de ahí que sea tan importante la luz solar. Aun así, también se encuentra en alimentos, desde animal como vegetal.

¿Qué provoca el déficit de vitamina D?

En su gran mayoría, un déficit de vitamina D viene provocado por una mala alimentación que suele no ser variada, ni equilibrada y, evidentemente, con un déficit de esta vitamina en nuestra alimentación. Aun así hay otro factor bastante importante para que ocurra esta deficiencia y es la falta de sol. Parece una bobada pero se ha comprobado que países con falta de sol, con falta de luz solar, son más propensos a tener baja esta vitamina D, países nórdicos y del norte de Europa. En España por suerte, ese problema no lo solemos tener. Aún así, veamos cuáles son los “daños” que nos puede provocar la falta de esta vitamina:

- Cabeza: A nivel cerebral puede causar algunos fallos y enfermedades graves como depresión y lentitud mental en nuestro día a día.

- Músculos: Nuestros músculos se pueden ver afectados desarrollando flaqueza puntual e incluso dolores musculares. Es muy importante mantener los depósitos llenos para evitar posibles “roturas” musculares.

- Huesos: Muchas enfermedades óseas se asocian con un déficit de vitamina D como, por ejemplo, osteoporosis, artritis, osteopenia…

- Inmunidad: El tener un poco más débil el sistema inmunitario, nos hace que seamos más propensos a tener gripe o resfriados tan habituales en invierno.

- Cáncer: Es evidente que tener un déficit de vitamina D no nos va a provocar un cáncer, pero sí que está relacionado con diferentes cánceres como mama, próstata o colon.

- Piel: A nivel dermatológico también nos puede afectar un déficit de esta vitamina, produciendo vitíligo o psoriasis.

¿En qué alimentos se encuentra la vitamina D?

Después de un “vuelta y vuelta” en la toalla, toca comer. Esto lo podemos hacer en verano, en la playa, pero ahora en invierno es más complicado el momento sol. Primero porque no hay tanto (aunque en Madrid estamos viviendo un invierno muy soleado), segundo porque cuando hay sol posiblemente nosotros no podamos tomarlo porque estamos trabajando. 

Pensad que los días en invierno son más cortos, nos vamos de casa de noche y posiblemente volvamos de noche. Así que por estas razones es interesante que llevemos una dieta bien cargada de esta vitamina, sobre todo ahora en invierno.

- Salmón: El salmón está claro que es un pescado de lo más rico en multitud de nutrientes, porque vamos, con el omega 3 se desborda. El caso es que los pescados grasos como el salmón tienen un alto contenido en vitamina D. Pero aquí voy a romper una lanza a favor de otro pescado como es el atún fresco o el bonito, en el top de contenido en vitamina D. También la caballa o las sardinas tienen mucha vitamina D.



- Huevo: Los huevos son los grandes olvidados o fueron los grandes olvidados durante unos años, tenían muy mala fama. Menos mal que eso está dejando de ser algo habitual. La vitamina D en el huevo se nota concentrada en la yema, así que para todos esos culturistas que se toman 20 huevos y 1 yema…ojo con la vitamina D.


- Leche: A ser posible entera, como siempre os he dicho, eso significa que tiene todos los nutrientes. También la podemos encontrar en los yogures, quesos (por desgracia para todos aquellos que se cuidan mucho está en los grasos) y mantequillas.

- Hongos: Concretamente en los champiñones, pero muchas setas también tienen un buen contenido en vitamina D, pero lo curioso de esto es que es recomendable ponerlo al sol. Como decía anteriormente la vitamina D se encuentra en la piel de los seres humanos, y en el caso de las verduras es bueno que les dé el solecito en su piel para transformar los rayos de sol en vitamina D, ¿a qué es acuciante?

- Trigo: Este último alimento me ha llamado poderosamente la atención. No sabía que en el germen de trigo íbamos a encontrar vitamina D en cantidades bastante interesantes. Aun así, he leído que existe mucha controversia al respecto así que lo vamos a poner en tela de juicio. Sigamos investigando.

Alimentos comunes, fáciles para nuestro día a día y realmente muy versátiles, vamos que creo que todos los puedes desayunar, comer y cenar. No hay razón para que tengas que escaparte a la playa.


Te puede interesar
Tagged with:
Compartir
Guillermo
Nutricionista y Personal Eating Trainer Vicedecano del Colegio de Nutricionistas de Madrid Asesor gastronómico y nutricional y divulgador nutricional en prensa escrita y digital
Deja una respuesta
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.
No compartimos tus datos. No spam.
DEJAR COMENTARIO
COMENTARIOS(0)