Logo Joselito
Imagen del post

Plan de acción postNavidad, ¡coser la boca!

Guillermo
12 enero, 2022
Hace 10 meses. Actualizado 07 Abril 2022, 15:38
0 comentarios
Actualidad Plan de acción postNavidad, ¡coser la boca!


Plan de acción postNavidad, ¡coser la boca!


Y finalmente la Navidad acabó. Todo empieza y todo acaba. ¡Madre mía Guillermo, estás muy inspirado hoy! Perdonad que haga este pensamiento en alto pero es verdad, a pesar de tener un huevo de trabajo, el cerebro me sigue yendo a medio gas. No el cuerpo, que sorprendentemente pensaba que no iba a tirar y hoy he ido a boxeo y a la salida más de uno se ha apartado por si le soltaba un derechazo sin querer.

Una Navidad completamente diferente

Bromas aparte, todos andamos un poco al arrastre, sobre todo de cabeza. Entre que se ha acabado la diversión, el jolgorio, el comer, las reuniones…Bueno, me estoy flipando mucho porque quizás estas hayan sido las Navidades más raras que hemos vivido. El que no haya pillado Covid (yo el día de Nochebuena estuve bien confinado), ha tenido a media familia contagiada y en consecuencia, confinada allá donde lo haya pillado. Ha sido una Navidad de muchas videollamadas, de bandejas en la puerta de la habitación, pero bueno, hay que pensar que por lo menos ha sido Navidad y lo podemos contar, que no todos pueden hacerlo.

Ha sido una Navidad rara, diferente, pero esto no nos ha hecho privarnos de lo más grande. En mi cabeza rondaba la idea aquel 17 de diciembre cuando me contagié (mejor dicho, cuando la pcr salió negativa) de hacer un plan “detox” y aprovechar esos 10 días encerrado en una habitación para algo bueno, no solo a nivel curro, sino también a nivel físico…Pues nada más lejos de la realidad. Los 3 primeros días que estuve peor sí que me controlé y también porque no tenía el cuerpo para muchos folclores, pero cuando los días fueron pasando, tu cuerpo se va recomponiendo poquito a poco, y suena en la TV lo de “millllll euros…” a 22 de diciembre, pues te llama el espíritu navideño y la cervecita o el vinito diario se apodera de ti. Quizás también como método de evasión de cara a lo que estaba pasando. ¿Soy alcohólico? Porque ahora que lo pienso en frío, he usado el alcohol un poco como “remedio” a mi encierro.

Bueno, no lo quiero pensar, lo que sí sé es que lo que iba a ser un plan tranquilo para hacer esas cosas que nunca hago, pues fue la antesala hacia una Navidad de todo menos tranquila y moderada. Tranquila sí, desde el punto de vista de planes, pero no desde el punto de vista gastronómico. He visto a todos mis primos y tíos con cuentagotas, eso es así. No nos hemos juntado para ninguna mísera comida o cena en estos 10 días, pero oye, que eso no nos ha cerrado el estómago ni las ganas de celebrar. Aunque fuésemos 2, el motivo no importaba para tomar un vino tinto de Toro y un pincho moruno o un poco de jamón Joselito, y echarnos unas risas. Sí, en bajito, que recomiendan no reírnos muy alto.

¿Y qué pasa después de tanto exceso? Pues que tu cuerpo te pide volver a una realidad, a una rutina, a unos horarios. Y, además, cuando digo que “el cuerpo te pide”, es que el cuerpo realmente te lo pide, lo necesita, está cansado de empalmar digestiones de la comida con la cena. Es que yo creo que ni una ensaladita lo soluciona, por muy en diminutivo lo digamos. Tampoco con una verdura (o verdurita mejor dicho).

El problema no es del alimento en sí, sino de los hábitos, de los patrones que hemos perdido durante estos días de Navidad. Pero calma, que esto tiene fácil solución, siempre y cuando solo haya sido durante estos días pasados. Esto de nada sirve para la gente que lleva desde agosto con la Navidad puesta en el cuerpo.

Tips para volver a la normalidad 

Una de 2, o la Navidad acababa de una vez, o la Navidad acababa con nosotros. Seguro que muchos de los aquí presentes, queridos lectores, estáis hasta la peineta de tanto mover la mandíbula, pero tranquilos que a esto le hemos puesto la solución. Venga, ponte a ello, no solo como propósito 2022, sino por tu bien.

Vuelta a la rutina

Debido a la alteración de rutina semanal, de los horarios diarios y de todo lo que a ritmo se refiere, vienen estos lodos. No me ha quedado muy bien el refrán, pero sí el mensaje, así que retoma tu día a día ya.

Automotivación

Es normal que estés de bajón y que hoy cerrar el pico y volver al gym te haya costado dios y ayuda, pero piensa que lo peor, que es volver a retomarlo todo, ya lo has hecho, así que de aquí pa’rriba.

Calma

Y más que calma, tiempo. En esta primera semana no pretendas solucionar lo que hemos hecho “mal” estos días de atrás. Vete poquito a poco y los resultados se irán viendo. Y piensa que los resultados no solo son físicos. Siempre digo que me importa más la parte mental y de hábitos que un michelín en sí que no hace daño a nadie


Culpabilidad

Lo hecho, hecho está. Tanto la Navidad, porque ya es pasado y lo que hayas hecho no lo vas a poder cambiar, como lo que tenga que venir por delante. Intenta seguir el guion establecido, pero si te sales de él, no pasa nada, se retoma y punto. Lo peor que podemos hacer es culparnos

Ser un extremista


Como diría mi madre, “no puedes pasar de la A a la Z Guillermo”, y no le falta razón. No tienes que quitarte todos los alimentos de golpe, ni estar a hojas de lechuga durante días. Menos lo de aumentar las horas y los días en el gimnasio. Tiene que ser algo progresivo para que no te explote el cerebro (ni tu corazón)


Muévete

Empieza moviéndote más de la cuenta, dejando el coche en casa si puedes. Y retomar el deporte de manera progresiva como he dicho antes. Nada a la fuerza porque si no vienen las lesiones.


Lo más importante es el TIEMPO. Tómate tu tiempo y vete poco a poco, no intentes cambiar patrones que no has hecho durante estos 15 días de un día para otro. Piensa que tienes mucho año por delante y te quiero vivo en diciembre.


Te puede interesar
Tagged with:
Compartir
Guillermo
Nutricionista y Personal Eating Trainer Vicedecano del Colegio de Nutricionistas de Madrid Asesor gastronómico y nutricional y divulgador nutricional en prensa escrita y digital
Deja una respuesta
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.
No compartimos tus datos. No spam.
DEJAR COMENTARIO
COMENTARIOS(0)