Logo Joselito
Imagen del post

¿Se puede congelar el jamón? Todas las claves para conservar un jamón empezado

Guillermo
16 enero, 2020
Hace 2 años. Actualizado 17 Noviembre 2022, 11:45
0 comentarios
Joselito ¿Se puede congelar el jamón? Todas las claves para conservar un jamón empezado

Después de las navidades a muchos les viene a la cabeza la gran pregunta ¿Cómo conservar un jamón empezado? ¿Se puede congelar el jamón?

Algunos dudarán de la segunda opción pero es viable. El Jamón Joselito se puede congelar. Aquí te vamos a dar una serie de trucos para que procedas a la congelación y descongelación del jamón de la mejor manera posible.

Desde el punto de vista del valor nutricional del jamón, la congelación es uno de los métodos de conservación que menos modifica al producto en sí, porque se mantienen prácticamente intactos los nutrientes, tanto las proteínas como las grasas.

Otra cosa que hay que valorar es cómo afecta la congelación desde el punto de vista organoléptico, que aquí más de un escéptico torcerá el morro diciendo que es un sacrilegio congelar el jamón ya que se modifica su textura, su sabor, su aroma…pero vayamos al grano del tema, abramos ese melón sobre... ¿Se puede congelar el jamón?

Me pongo en situación, en tu empresa te han regalado una cesta bien cargada de género. Estamos ya metidos en enero, operación “post-navidad”, y hay que hacer algo con todo ese género perecedero. Te planteas poner el jamón en la mitad de la cocina pero al ser el único en casa, ves que ese Jamón Joselito tan exquisito va a oxidarse debido a la luz y a secarse en menos que canta un gallo porque tu “dieta” no te permite comerlo a diario (lo primero, cambia de nutricionista), te planteas la congelación del jamón para irle dando salida durante los próximos meses.

Lógicamente congelarlo de una sola pieza es una técnica que no barajamos, simplemente porque no tienes un congelador industrial…que sino ya te digo yo que lo metías tal cual (es verdad que congelar la pieza entera de jamón siempre es mejor, y envasada al vacío ya sería genial). Una idea es llevarlo a que te lo “loncheen” y congelarlo, uno a uno con los sobres que te den. ¿Seguirá sabiendo igual ese jamón ibérico?

Si nos remontamos a nuestros antepasados, en las matanzas, se congelaban piezas para darles salida durante todo el año y aquí paz y después gloria. Y voy más allá, por ejemplo, las embarazadas es lo que hacen, por el posible riesgo de la toxoplasmosis, las más listas congelan el jamón durante el embarazo y así pueden seguir disfrutando de este manjar durante esos 9 meses. Como podéis ver, o mejor dicho, leer, la congelación del jamón más que una recomendación, es una opción, es un gran sí, cabe la posibilidad de congelar el jamón.

Recomendaciones para congelar jamón

Pero hay que congelarlo de verdad, en un congelador limpio, a una temperatura de -18 grados como mínimo (de ahí para abajo) de esta manera nos aseguraremos una congelación óptima y que el producto mantenga sus propiedades lo más intactas posibles.
Pero tengamos una cosa en cuenta, el jamón lo vamos a congelar cuando esté en su mejor momento, no cuando lo tengamos a punto de tirar a la basura como última opción. Esto quizás sea lo más importante, ya que la congelación no “soluciona” el paso del tiempo y que el jamón esté estropeado lo único que hará con la congelación es potenciar ese deterioro y la descongelación posterior será negativa y posiblemente el producto no aguante.

¿Qué requisitos tiene que cumplir el jamón? El más importante, la curación del mismo. Que el jamón esté perfectamente curado, como si lo fuésemos a consumir en el momento, ya que si no es así, la acumulación de agua por la falta de secado, hará que con la congelación se formen “cristalitos” y afectará en la calidad del mismo al descongelarlo.

¿Y qué pasa a la hora de la descongelación?

Lo principal es el tiempo, el que el jamón necesite hasta llegar a la temperatura ambiente. Es decir, vamos a dejar atrás el meterlo del microondas durante 3 minutos porque nos tenemos que hacer un bocadillo para después del gimnasio, no, esa no es la mejor opción. Saca un sobre el día de antes, déjalo en la encimera para que se descongele con tiempo, y de esta manera podrá ser usado en un periodo de unas 24/48h. Tampoco seas previsor en exceso y lo saques el lunes para consumirlo el viernes, que las cosas no duran tanto.

En el momento de consumirlo, sácalo del plástico en el que estaba, deja que se “oxigene” y cuando esté a temperatura ambiente ya estará listo para consumir.

Alternativas a la congelación del jamón

Otra opción bastante interesante es guardar el jamón envasado al vacío en el frigorífico. De esta manera aumentamos la vida del mismo sin tener necesidad ni de comérselo al momento ni de congelarlo…por decirlo de alguna manera, estaríamos en el medio de ambos, y aquí sí que las cualidades organolépticas que en la congelación sí se modifican, aquí se mantendrían intactas, tanto sabor, textura, incluso aroma.

Como conclusión podemos decir que el jamón sí se puede congelar, pero como opinión propia como experto, no se debe congelar salvo que sea imprescindible (como es el caso de la toxoplasmosis y embarazadas). Existen otras opciones como he comentado anteriormente que es guardándolo al vacío, ahí el jamón Joselito sí que mantiene todas las propiedades organolépticas que tanto interesan si lo comparamos con otro tipo de jamones. Aún así, hagas lo que hagas, disfrútalo.

Biografía:
www.aecosan.msssi.gob.es
www.lavanguardia.com

Te puede interesar
Tagged with: Jamón Joselito Consejos
Compartir
Guillermo
Nutricionista y Personal Eating Trainer Vicedecano del Colegio de Nutricionistas de Madrid Asesor gastronómico y nutricional y divulgador nutricional en prensa escrita y digital
Deja una respuesta
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.
No compartimos tus datos. No spam.
DEJAR COMENTARIO
COMENTARIOS(0)