Logo Joselito
Imagen del post
Recetas ligeras para volver a estar en forma
Clara P. Villalón
14 enero, 2021
Hace 1 año. Actualizado 30 Abril 2021, 11:35
0 comentarios
Recetas Recetas ligeras para volver a estar en forma

Seguramente las navidades hayan creado estragos gastronómicos, pero qué mejor forma de volver a la rutina que comiendo bien y disfrutando de lo lindo junto al mejor producto del mundo. Además, con la nieve y el frío que está cayendo, apetecen platos ligeros y calentitos que no nos dejen planchados sobre el sofá. 

La nevada que ha acontecido en todo el territorio nacional, pero con verdadera contundencia en la capital, nos ha pillado a unos cuantos con una mano delante y otra detrás. Con muchas neveras a medio llenar, con muchos tupper de sobras navideñas y con la concienzuda idea de volver a coger el tipín; Joselito ha estado a nuestro lado para rescatarnos de una cena o picoteo cualquiera. Y ojo, no sólo se habla de los clásicos y atemporales bocadillos, si no que hay multitud de formas para dar la bienvenida al nuevo año por todo lo grande

Al mal tiempo, buena cara; y más ganas de cocinar. Estamos más en casa (el dichoso virus que no termina de irse y el habitual fresquito de estas fechas), por lo que, ahora más que nunca, tenemos que aprovechar para volver a cocinar y recuperar aquellas antiguas cocinas que tenían el fuego borboteando desde primera hora de la mañana. 

Una cocina más “pura” y sensibilizada, con más respeto al producto y con la idea constante de que somos lo que comemos (esto es muy importante). Hay que mentalizarse de que comer sano o recuperar la forma no implica caer sucumbidos ante la multitud de productos “lights”, “sin azúcares” o “0% grasas”; sino que depende principalmente de alimentarnos de una materia prima de calidad, sin conservantes ni colorantes y 100% natural. 

Una forma de fomentar una alimentación rica, variada y equilibrada con manjares que, al igual que Joselito, controlan todo el proceso de producción. No importa si un día comemos más azúcares, hidratos o grasas, si estás son buenas y están libres de aditivos. 

Porque comer sano, disfrutar y darse un capricho de vez en cuando, no debería estar reñido, uno puede desayunar un croissant de obrador y no de bollería industrial, junto con una buena mermelada casera de higos (en vez del chocolate procesado) y el toque inconfundible del jamón que le va maravillosamente bien. Las versiones son infinitas y no puede haber excusas para alimentarnos bien. ¡Hasta podemos hacer una pizza casera una noche de viernes y comer sano! 

Unas pocas  verduras de invierno (siempre cositas de temporada) y una grasa fundente de jamón joselito, tienen como resultado la mejor coca del mundo para disfrutar comiendo y cocinando en familia en un pispás. 

Una vez este tema queda claro, toca seguir las pautas para desintoxicar el cuerpo de la navidad; focalizando la cuestión, sobre todo, en organizar las neveras, preparar la comida en casa y en evitar los cocinados reguleros a base de empanados, rebozados y demás preparaciones ‘poco saludables’. 

Recetas ligeras para comer bien

Toca comer sano para bajar esos kilitos de más que hemos cogido en estas navidades especialmente sedentarias donde lo que ha primado, además de la comida y la bandeja de embutidos Joselito (en sustitución de la aclamada turronada), es mucho Netflix, juego de mesa y sofá. 

Ahora bien, he de decir que después de Filomena “vaya pena”, la idea de quedarse en el sofá con una buena serie y un buen plato caliente no nos parece tan mala idea, ¿verdad? 

La clave del éxito para estas fechas es contar con preparaciones reconfortantes y contundentes que nos aporte esa energía necesaria para combatir el frío, pero a su vez, ligeras para acometer nuestra dura labor (sí, lo de cerrar el pico después de llevar 20 días sin parar de zampar es un trabajo bastante exigente). 

El desayuno, un momento muy saludable

En primer lugar, una de las cosas más importantes, sea el día que sea,  es no descuidar el desayuno. Nada de irse a trabajar, al colegio o al campo a dar un paseo sin antes habernos puesto las botas. ¡Y ojo! Esto no es contraproducente, si no todo lo contrario; hay que ponerse las botas, pero de forma saludable

Toca alejarse de las bollerías industriales y los zumos ultraprocesados en pos de, por ejemplo, una tostada de un buen pan; bien untada con tomate natural y unas finas lonchas del mejor jamón Joselito. ¿Hay algo mejor que una buena tostada con jamón para desayunar? 

Si hasta ahora estaba considerado como el mejor jamón del mundo desde el punto de vista gastronómico, ahora Joselito asegura que la ingesta de sus jamones posee un efecto preventivo y protector contra los síntomas de C​olitis ulcerosa y patologías intestinales. Joselito asegura que es el único jamón cien por cien natural, que no contiene metales pesados, ni colorantes, ni conservantes. 

Estos datos avalan su categoría de superalimento funcional gracias a su composición, lo que confieren a estos jamones, además del desayuno o aperitivo ideal, la mejor forma de disfrutar comiendo y, además, llevar una dieta rica y equilibrada con una buena salud intestinal. 

Una vez más queda patente la importancia de tener siempre a mano el mejor producto Joselito. 

Despertarse, poner la cafetera y abrir ese sobre del mejor jamón del mundo o freír un par de huevos es la mejor manera de arrancar el día. Y lo cierto es que, aunque ya hayamos superado eso de que el desayuno es la comida más importante del día (no hay estudios al respecto), nos encantan los desayunos Joselito por la infinidad de formas, combinaciones y colores que nos otorgan. 

Sugerencias de platos ligeros y saludables

Con la energía desayunil a flor de piel, ya estamos listos para ir al trabajo, al colegio o a conquistar el mundo. La salida de las Navidades siempre es algo fastidiosa porque el ritmo frenético y el poco tiempo para cocinar, se junta con la imperiosa necesidad de comer bien y de forma casera. Por ello, lo mejor es tirar de preparaciones calientes, que prácticamente se cocinen solas, que nos reconforten el alma y nos esboce una sonrisa de oreja a oreja. 

Cuando hace buen tiempo, todo son gazpachos y preparaciones crudas (muchas veces, cuando el calor aprieta, lo último que queremos es poner patas arriba la cocina); pero si cambian las temperaturas, con ellas, cambian también los platos

Se abren paso las sopas y cremas de invierno, que no sólo están buenísimas y nos libran de más de un apuro, sino que además, nos suelen permitir incluir en el día a día ingredientes saludables como las legumbres y las verduras adaptándolas a todos los paladares y haciendo que no se pasen interminables horas en la cocina. 

Las recetas de cremas y sopas de invierno se convierten en el abecé de muchas familias para el día a día pero es cierto que siempre se las puede dar una vuelta de tuerca, muy sencilla pero magistral, para convertirlas casi en platos de autor como las inspiraciones que suscitan ese dashi de sopa de infusiones aromáticas de Jamón Joselito que propuso en JoselitoLab Seiji Yamamoto o el minestrone de Jamón Joselito de Ferran Adrià a partir de ese consomé de El Mejor Jamón del Mundo. 

Antes, lo que más pereza nos podía dar era poner el horno. Ahora mismo el horno es el mejor amigo, todo lo hacemos ahí y además nos calienta la cocina. También la olla exprés, las cazuelas, los cocidos, hervidos, salteados…todo lo que sea con calor, incluso las ensaladas han pasado de frías a templadas (Aquí, 7 ideas para “tuppear” y disfrutar). Una ensalada templada de judías verdes y Joselito, además de ayudar a la operación bikini, te convierte en el rey de la cocina

Ahora también (otro vicio gastronómico inconfesable) los happy pigs Joselito están en su máximo esplendor, pues, en plena época de montanera, llevan casi 4 meses alimentándose de bellota. Esto no puede pasar de lado y, si en verano se comían carpaccios, ahora se pueden comer un rico guisote o, por ejemplo, un precioso filete de secreto ligeramente marcado y acompañado de la mejor salsa de setas (esas que deshidratamos o congelamos hace unos meses). Una receta exprés saludable, contundente y que nos aporta las energías necesarias para tirar del carro lo que resta de día. 

Como cocinar lentejas con kale, champiñones y Lomo Joselito

Asimismo, estofados de cabecera, preparados de patata en cualquiera de sus infinitas versiones o las atemporales legumbres (aunque nos apetecen mucho más en invierno, muchos son los que las consumen durante todo el año) son algunos ejemplos de la multitud de recetas tradicionales o modernas (como estas lentejas con kale que nos sacan de la monotonía de los platos tradicionales de lentejas) que nos permiten hacer más llevadero el invierno y las bajas temperaturas. 

Te puede interesar

Tagged with: Desayuno
Compartir
Clara P. Villalón
Joselita 100%. Analista Económico, Licenciada en Economía. Y he trabajado en cocinas como El Bohío o Casa Marcial, en la sala de La Tasquería y ahora colaboro con medios como Metrópoli, El Diario Montañés (Vocento), La Razón, Cocinillas de El Español o El Comidista. Cocinera, asesora gastronómica, limpiadora de cacharros, fotógrafa y bodegonista por accidente, experta en gastronomía, desarrolladora de recetas, cronista restaurantil, fabricadora de ideas Gastro….
Deja una respuesta
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.
No compartimos tus datos. No spam.
DEJAR COMENTARIO
COMENTARIOS(0)