Logo Joselito
Imagen del post

Cómo desintoxicarnos de la Navidad

Guillermo
08 enero, 2021
Hace 1 año. Actualizado 29 Abril 2021, 08:53
0 comentarios
Salud Cómo desintoxicarnos de la Navidad

Sólo me ha faltado añadir al título de desintoxicarnos de la Navidad el apéndice “¡en cómodos pasos!” y ya hubiese quedado redondo. Y más si recibes los fascículos en casa… qué cosa más de los noventa, como se nota que se ha acabado la Navidad y hay nostalgia en el ambiente, ¡snif, snif!

Y hablando de Navidad, ¿cómo ha ido la vuestra? Bueno, lo más importante es que los que la hemos empezado, la hayamos acabado. Esta reflexión tan de padre, creo que en el fatídico 2020 se la ha apoderado hasta el adolescente con más granos del planeta. Porque sinceramente, raras iban a ser y han sido pero ya han acabado, así que por lo menos que estemos todos. Creedme que nunca me hubiese visto dando este tipo de consejos sin ser yo Mr. Wonderful. 

Pues las mías han pasado sin pena ni gloria. Con mi padre y mi madre en Madrid, mucho salón, risas, horas de Netflix los tres juntos (con distancia de seguridad) y algún que otro embutido de Joselito y de mi querida Zamora. Porque lo siento mucho, yo al marisco me niego, no sé vosotros, pero yo lo de chupar una patata de un crustáceo y pensar que estoy saciado... como que no. Soy de la vieja escuela que dice que “es mejor hacerle un traje que invitarle a comer”, así que imagínate la de patas que voy a necesitar para llenarme… nada nada, un buen bocadillo de jamón y feliz. 

En mi casa hemos cambiado la bandeja de dulces de Navidad (de la cual os hablé hace unas semanas) por la bandeja de embutidos. ¡No sabéis qué felicidad! Da igual la hora que sea, tu entras en casa y te tomas una rajita de chorizo, unas lonchas de lomo, su poquito de jamón... las cosas que de verdad importan en Navidad. 

Tampoco es que haya habido grandes festejos ni muchas comilonas, pero quizás lo que más ha escaseado (y a esto culpo a los políticos) es la falta de movilidad. Y no me refiero entre Comunidades Autónomas, sino de uno propio. Como nos han dicho que nos quedemos en casa y huyamos las aglomeraciones, los centros comerciales y las calles, pues oye, que hemos chupado mucho sofá, y claro, eso se nota en el cuerpo. 

No sé vosotros pero yo soy un culo inquieto y el hacer una vida más “sedentaria” por el bien de la humanidad me ha hecho estar un poco más oxidado y con las digestiones más pesadas. Nada del otro mundo, no se preocupen por mi salud que esto en dos días de bici y tres de crossfit lo tengo más que recuperado.

Ahora bien, hechas las introducciones y guardado el arbolito de Navidad, ¡toca desintoxicarse! Y aquí es donde me río de mí mismo y digo “Guillermo, has perdido los papeles”. Si algún paciente me está leyendo, estará flipando en colorines porque soy un negacionista de este tipo de frases tan de vecina del cuarto. ¿Desintoxicarnos de qué? Yo no estoy intoxicado ni por CO2 ni por consumo de ningún tipo de sustancia, pero al lector le gusta más un salseo y un mito de alimentación que un tonto un lápiz (y os lo digo con todo el cariño), pero me veo cualquier día escribiendo “pierda 10kg en una semana”. 

Si llego a ese punto es porque no tengo qué comer, nadie me quiere y Joselito ha dejado de mandarme el jamón semanal a casa, eso sí que sería un auténtico problema. Pero como espero nunca llegar a ese punto, vamos a ver qué podemos hacer para desintoxicarnos de la Navidad sin pasar por el médico. 

Dieta desintoxicante post-Navidad

¿Qué pautas debemos seguir para una dieta desintoxicante post-Navidad? Despliega tus cinco sentidos que voy. Si nos ceñimos a la desintoxicación de la que tanto me río, hay que hacerlo tanto de la comida como de la bebida. Pero también vamos a tener otros puntos en cuenta:

  1. Organiza tu nevera y tus platos semanales. Igual que hacías con el horario de clase cuando tenías 11 años, pero esta vez con alimentos.
  2. No te vayas de casa sin desayunar. Es la primera comida del día y lo que vas a hacer el día 7 de enero es coserte la boca, ¡error!, y menos a primera hora del día. Evita bollería industrial y zumos procesados, mejor cámbialos por una buena tostada con aceite y jamón Joselito, una pieza de fruta y el cafetito.
  3. Prepara la comida en casa. Nada de tirar de restaurante o comida de pedir de baja calidad. Haz la compra, cocina y llévate tu tupper. Que los alimentos estén “medidos”, especialmente al principio.
  4. Evita los cocinados reguleros como empanados, rebozados, fritos… Ya tendrás tiempo de volverte a comer croquetas, pero ahora vamos a potenciar mucho más la poca elaboración en los platos.
  5. Agua. Y cuando digo agua, puede ser en el formato que quieras. No me importa que tomes café, infusiones, tés o agua con limón. Lo que necesitamos ahora, aparte de hidratarnos, es controlar un poco ese apetito o esa ansiedad y el agua es un buen aliado, pero dosificada durante todo el día 
  6. Las cenas antes y más ligeras. Eso quiere decir que si tienes que cenar a las 8 de la tarde, no pasa nada. Es la hora crítica de la vuelta del trabajo y relajación absoluta
  7. Evita los peligros, tanto materiales (como puede ser el turrón), como sociales (como unas cañas con algún colega, de esas que dejaste pendientes). Date por lo menos dos semanas de concentración.
  8. Descansa y no trasnoches. Cenando un poco antes harás que la hora de ir a la cama se adelante y así descansarás. Dormir mínimo 8 horas me parece necesario para que descansen tus músculos.
  9. Retoma la rutina deportiva. Me da igual la natación, el crossfit o el ajedrez (bueno, este último no cuenta). Retoma tu actividad física, ponte el traje de faena y listo para el campo de guerra.
  10. No pierdas la motivación. Quizás la primera semana estés on fire y muy concienciado, pero intenta mantenerlo por lo menos 21 días, ¡y verás como sale rodado!

Sigue estos sencillos consejos y estarás desintoxicado de la Navidad, listo para encarar en buena forma el resto del año.

Te puede interesar

Tagged with: Navidad Consejos
Compartir
Guillermo
Nutricionista y Personal Eating Trainer Vicedecano del Colegio de Nutricionistas de Madrid Asesor gastronómico y nutricional y divulgador nutricional en prensa escrita y digital
Deja una respuesta
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.
No compartimos tus datos. No spam.
DEJAR COMENTARIO
COMENTARIOS(0)